Ernestas Norvaišas y Team 17 nos traen el Early Access de Sweet Transit, un simulador de construcción de ciudades ubicado en plena era de la revolución industrial, donde tendremos que fundar y formar nuestra ciudad, conectarla toda con vías y trenes de diferentes tipos.


INTRODUCCIÓN

Sweet Transit es un juego de construcción de ciudades donde la mecánica principal del mismo es armar una serie de caminos ferroviarios, y a partir de ellos, armar una ciudad a su alrededor. No tiene un modo historia ni nada que se le asemeje, el juego es tal como es de principio a fin, permitiendo a uno si se equivoca, no tener que volver a empezar la partida, solo rompes las estructuras que no pusiste bien, te devuelven una parte de lo gastado y a seguir intentando.

A simple vista puede parecer un juego bastante simple, pero en su jugabilidad y dificultad está lo hermoso. Este juego logra transportarte a una época de revolución y cambio, donde el trabajador empezaba a hacer valer sus derechos y uno como tal tiene que respetarlos, dándole trenes a horario, viviendas y agua potable.


JUGABILIDAD

La jugabilidad es muy complicada al principio, cuesta entender, ya que tendremos mucha información de golpe en el mapa, muchas tareas, diferentes controles, diferentes estructuras, vagones y trenes. Pero una vez que uno aprende bien y le agarra la mano al juego, se vuelve muy fluido y entretenido a la vez, dando ganas de no parar de ver crecer nuestra ciudad ferroviaria.

En pantalla podremos ver en la esquina superior izquierda las diferentes tareas a realizar, los problemas que puede haber en la ciudad en ese momento y el menú de itinerarios de trenes, este último es vital para el juego, ya que podremos crear trenes y darles un horario de salida y llegada a diferentes estaciones, por ejemplo ir a la estación 1 a recoger a los mineros para llevarlos a estación 3, y el tren no va a partir hasta haber cumplido la tarea impuesta en su itinerario.

En la esquina superior derecha vamos a encontrar la hora y el día en el que estamos actualmente, y a su costado un botón para pausar el juego, acelerarlo o devolverlo a la velocidad normal. En el lado opuesto nos mostrará los datos de la estructura o tipo de trabajador que tengamos seleccionada, sirve para ver más que nada cuanto están recolectando los ciudadanos.

En el centro encontramos algo parecido, pero ya más detallado y con diferentes opciones, en el caso de algunas estructuras, a través de este menú podremos vincularlas para que se puedan utilizar en conjunto, ya que por ejemplo, si abrimos la mina de carbón pero no hay un depósito cerca, un camino y una estación de trenes, el tren no llegará, la mina no funcionará y los ciudadanos no podrán ir a trabajar. Igualmente, la mayoría de los edificios se vinculan automáticamente si los pones juntos o te muestran que se vinculan antes de que los construyas, es más que nada por si uno quiere hacerlo manualmente.

En la esquina inferior derecha vamos a ver que hay cuatro círculos con diferentes imágenes, que representan las diferentes estructuras y mejoras que podremos ir haciendo durante la partida:

  • Expansión: Con este podremos mejorar y expandir el edificio que tengamos seleccionado si es que tenemos los materiales necesarios para lograrlo.
  • Industrias: En este menú vamos a encontrar al principio los edificios básicos que nos van a ayudar con el progreso inicial de la partida:
      • Casa del consejo: Esta estructura actuaría como una especie de centro urbano, gracias a ella podremos construir casa para los ciudadanos, caminos, tanques de agua, puentes, un muelle, etc.
      • Almacén: Nos servirá para guardar los recursos que nuestros ciudadanos generen.
      • Mina de carbón: Estas minas no las podemos hacer en cualquier lado, solo en partes específicas del mapa que suelen estar muy alejadas y tendremos que conectar a las mismas con el almacén y la ciudad vía trenes.
      •  Aserradero: Una estructura que cada 5 segundos generará tablones de madera muy necesarios para la gran parte de nuestras futuras estructuras.
  • Entorno: En esta opción podremos cambiar de lugar los árboles, cambiar los colores de los trenes y más.
  • Logística: En esta opción podremos elegir para construir las vías, pasos a nivel, diferentes señales, estaciones de trenes, centros de distribución de materiales y depósitos de trenes.

Para poder movernos en el mapa hay que mantener el click secundario apretado y arrastrar el mouse, también está la opción de alejar la cámara con la rueda del mouse y seleccionar el edificio que queramos, pero para poder entrar en modo construcción tendremos que acercarnos si o si a una distancia mínima. Siempre que construyamos algo, hay que pensar bien hasta en la dirección en la que estará mirando, ya que las casas y edificios tienen que dar a alguna ruta por la cual se pueda transitar y también fijarse en que los ciudadanos puedan ir a la estación. Si los ciudadanos no tienen suficiente trabajo, o no van al mismo la eficacia de la ciudad caerá, haciendo que ganemos menos recursos e incluso que algunos ciudadanos se vayan.

Otra cosa a tener en cuenta son los diferentes tipos de señalización, siempre hay que fijarse que la señal esté mirando para el lado que va a venir el tren o que queramos que lo vea, lo mismo para cada señal hay una acción que será la que tendrá que tomar el conductor del tren, como cambiar de vías, frenar o cambiar de estación a mitad del viaje. Es vital en este juego prestar atención y no saltearse el tutorial, ya que un error puede hacer que la ciudad no sea eficiente y si bien no es necesario reiniciar, nos puede llegar a costar remontarla.


PRESENTACIÓN

El apartado gráfico tiene bastantes detalles que me recuerdan el estilo Tycoon, de lejos se ven fabulosos, pero de cerca son bastantes simples, pero ahí están. Si hacemos zoom al máximo, podremos ver hasta a los trabajadores ir y venir, veremos la ciudad y las minas con vida y es algo que me agradó muchísimo la verdad.

La musicalización y ambientación son espectaculares, si sacamos la música se puede escuchar hasta pájaros cantar, si hacemos zoom en las minas escuchamos el bullicio que harían los trabajadores, las locomotoras de los trenes tocándose silbatos entre ellos para marcar por donde van a ir, muy, pero muy detallado que junto a los gráficos te dan la sensación de estar manejando una ciudad real.

La música es impecable, con una playlist que nosotros podremos saltear de tema o incluso poner en aleatorio, con música de la época que va muy a tono con el ambiente y que no molesta en lo más mínimo, sino que aporta aún más y da ganas de seguir escuchándola después de jugar incluso. El soundtrack solo está disponible para su compra en Steam por el momento, pero la verdad espero con ansias que lo lancen en Spotify o YouTube.


CONCLUSIÓN

Sweet Transit es un juego de simulación de construcción de ciudad ferroviaria muy bien logrado, logrando transportarte a la época y meterte de lleno en el juego, si uno tiene ganas de un juego estilo Tycoon, pero más desafiante, este es tu juego.

Los gráficos son muy buenos, para ser un juego indie están muy bien logrados, tantos detalles en el mapa, las ciudades y las locomotoras hacen que uno a veces se quede simplemente mirando porque es bonito, mire por donde se lo mire, ya sea bien de cerca o incluso de lejos para ver todo lo que uno va logrando con el tiempo.

La música es de lo mejor que tiene el juego, definitivamente si te gustan ese tipo de canciones estilo trabajando en las minas, o al costado de las vías, vas a estar escuchando la música en loop constantemente. Y en caso de no gustarte podés tranquilamente desactivar la música y quedarte con el sonido de ambiente que también está muy bien logrado y no te corta para nada la inspiración mientras pensás como conectar las vías.

En resumen es un juego muy divertido si te gustan los trenes y la gestión de ciudades, un juego que aunque parezca que es para estar tranquilo, hay que estar pendiente de todo en la ciudad, de la conformidad de los trabajadores, que haya trabajo, que los trenes lleguen a horario, que no choquen, etc. Un juego muy completo y que todo fan de este estilo va a querer en su biblioteca.