El estudio Awe Interactive nos trae Bullet Per Minute, un FPS roguelike donde deberemos destruir enemigos con distintas armas y habilidades para avanzar.


INTRODUCCIÓN

Bullet Per Minute es un FPS rítmico con mecánicas de roguelike donde la diversión es casi infinita, los mapas, enemigos y todo cambia cada vez que juegas. Cabe aclarar que este juego solamente se centra en la jugabilidad, ya que no posee ningún apartado argumental (por ello no se tomará en cuenta este apartado al poner la nota final). Me parece correcto ya que el titulo está hecho para pasarse un buen rato y escuchar música sorprendente.

Comenzaremos con un solo personaje llamado Göll con su una pistola, mientras más avancemos podremos desbloquear otros personajes, armas y más.


JUGABILIDAD

Como ya dijimos empezamos con un personaje, aunque el juego ya nos los presentan a todos y la forma de desbloquearlos, como por ejemplo avanzar a distintos niveles o comprar una cantidad determinada de armas y mejoras en la armería entre otras.

Cada personaje tiene características especiales u otros cambios que modifican cada partida, por ejemplo el primer personaje que desbloqueamos llamado Freyr tiene un arma que hace una mayor cantidad de daño y en vez de tener una barra de vida, tiene una barra de armadura. Así con cada uno de ellos, a veces son más fuertes, rápidos, incluso más pequeños, dándole vida al estilo roguelike con este tipo de modificaciones son un gran añadido.

El problema con los personajes, es que en mi punto de vista algunos son injugables como dije antes, Freyr tiene una barra de armadura y esa barra solamente puede recuperarse comprándola en la tienda, que a veces puede no aparecer, o comprando mejoras de vida que son muy bajas. Otro de ellos es Skulo, un grandote con una barra de vida más amplia y una carabina que hace más daño pero cada segundo que no estés matando a alguien tu vida va disminuyendo. No pude pasar del primer nivel con éste ultimo, siento que algunos están desbalanceados al punto de que jugarlos puede ser un reto casi imposible.

Como en varios roguelikes del estilo, tales como The Binding of Isaac o Ziggurat, hay distintas habitaciones entre las cuales tendremos:

  • Tienda: donde podremos comprar vida, escudo, llaves o incluso diferentes partes de armaduras o elementos que proveen mejoras.
  • Armería: donde estarán disponibles diversos tipos de armas y mejoras como cargadores ampliados o aumentos de daño.
  • Habitación del Tesoro: En ésta habitación habrá disponible un cofre que podremos abrir si poseemos una llave.
  • Banco: En ésta habitación podremos guardar dinero y sacarlo cuando necesitemos en otras partidas.

Casi todo en el juego podremos conseguirlo comprándolo con monedas salidas de cofres o de los mismos enemigos que matamos.

En cada intento, las habitaciones cambian pero hay algunas que sí o sí van a aparecer, una habitación de combate donde podremos activar una palanca liberando unos bichos que al matarlos obtendremos una recompensa y cada vez que activemos la palanca subirá el nivel hasta volverse muy complicado. Otra habitación será la sala de un miniboss, donde obtendremos llaves al matarlos como también dinero y la sala del jefe, que cuando lo derrotemos nos abrirá el paso al siguiente nivel.

Una dificultad que tiene el juego, es la de conseguir en algunos niveles mejoras, tanto de armas como de habilidades u otros elementos, la razón es que los niveles también son cambiantes y específicamente en uno, casi no tenés oportunidades ya que ni los enemigos ni en ninguna parte del nivel, salvo el banco, vas a poder obtener monedas para mejorar tus elementos. Créanme que la dificultad aumenta de sobremanera si no cambias de arma.

Como dije, es un juego rítmico por lo que la música juega un papel muy importante, tanto al disparar, caminar y todo lo que hagamos se mueve al son del compás, incluso los enemigos te atacan en sintonía con la música por lo cual hasta cierto punto, podríamos evitar sus ataques. Es muy entretenido escucharnos recargar o como los pasos se mezclan con la melodía.

Las dificultades se dividen en Práctica, Fácil, Difícil e Infernal y créanme que cumplen al pie de la letra, incluso con creces. Al principio el juego se siente un reto, la forma de disparar, el movimiento rápido e incluso la sensibilidad, todo es distinto a otros juegos. Es casi imperativo, que alteres las especificaciones hasta que busques una que se adecúe a vos, para poder sentir que te moves bien por cada habitación y apuntes de una mejor manera a los enemigos.

Los elementos que van a hacer distinta tu partida son variados, vas a poder elegir cuatro para que te acompañen. Estos pueden ir desde botas que te multipliquen la velocidad o que cuando caigas hagan un estallido, hasta cascos que cuando dispares por primera vez después de recargar, hagas más daño. Hay mucha cantidad para que casi cada intento se sienta distinto. También, si tenemos suerte, podremos obtener habilidades especiales que nos ayudaran de distintas maneras, podremos teletransportarnosdisparar un rayo que hace un daño descomunal y hacer dash, entre muchas otras.


PRESENTACIÓN

El estilo de dibujo y animación de Bullet Per Minute es oscuro, con muchas sombras y sobre todo inspirado en la mitología nórdica, desde los personajes que usamos para cada intento hasta los mapas, tales como Asgard, Svartalfheim entre otros.

Me gustaron los diseños de ambos, pero hay algo que me disgusto de sobremanera, no se pueden modificar cosas como la iluminación, la definición de los gráficos u otro tipo de características, lo que crea en algunos mapas o situaciones que haya espacios muy oscuros o enemigos que con sus ataques te encandilen, sería un agregado que ayudaría demasiado a que no influyera en la experiencia de juego (Tener en cuenta que el juego se probó en PS4).

La banda sonora me parece muy buena, los disparos y sonidos de enemigos son normales y variados con cada ataque pero el apartado principal es grandioso, la música que acompaña en cada nivel es única, todas son traídas por Sam Houghton y Joe Collinson, ambos hicieron un maravilloso trabajo. Como dije, cada nivel tiene una canción específica que hace que al repetir o empezar cada intento se vuelvan a escuchar las mismas, pero lo interesante es que no me cansé de escucharlas en ningún momento, siempre me motivaban a terminar el nivel y derrotar a cuantos enemigos pudiera.


CONCLUSIÓN

Bullet Per Minute de Awe Interactive es un FPS rítmico mezclado con una jugabilidad roguelike, donde deberás destruir a tus enemigos al son de la electrizante banda sonora, puedes conseguirlo para Steam, PS4 o Xbox One.

La jugabilidad me parece excelente, la música se mezcla casi a la perfección con cada movimiento, disparo o con todo lo que hagamos, el equipamiento hace que las partidas sean diferentes y super interesantes, hay que añadir que esta aleatoriedad igual hace algunas partidas injugables.

Los gráficos del juego me parecen mejorables en distintos aspectos (Tener en cuenta que el juego se probó en PS4), como la personalización de los ajustes, desde el brillo hasta la calidad, cosa que con un parche se podría solucionar fácilmente. En cuanto a la música me parece impecable, la falta de variedad se complementa con epicidad de las mismas.

Con una duración casi infinita he de decir que Bullet Per Minute es un juegazo de acción rítmico que te hace erizar cada pelo, cada vez que puedas tenés que intentar llegar hasta el final para poder destruir a todos los jefes y escuchar cada épica melodía.