últimamente, viejas franquicias de Sega vuelven a ser relevantes con la salida de remakes creados para sistemas modernos, Wonder Boy: Asha in Monster World es uno de estos juegos. Desarrollado por Monkey Craft y publicado por Studio Artdink, esté título recrea fielmente al clásico, Monster World IV.


INTRODUCCIÓN

Primero quiero dar un poco de contexto, Wonder Boy: Asha in Monster World es el remake de un juego que originalmente salió solamente en japón en el año 1994 para la Sega Mega Drive, por lo que jugarlo de manera «oficial» fuera de japón en esa época era completamente inviable, por lo que mucha gente, como en el caso de su servidor, recurrió a jugarlo a través de un emulador en su PC.

La verdad es que tengo cierto fanatismo desde chico por los juegos de la franquicia de Wonder Boy y Monster World IV fue siempre bastante icónico en mi cabeza al ser el último juego de la saga por mucho tiempo, ya que su continuación no aparecería hasta el año 2018 con Monster Boy And The Cursed Kingdom (Un lapso de 24 años).

Eso no quiere decir que la franquicia estuvo «muerta» durante tanto tiempo, en el 2012 occidente recibió la «Sega Vintage Collection: Monster World», una compilación con algunos de los títulos más icónicos de la franquicia, entre ellos Monster World IV. Finalmente Asha había llegado a occidente de manera oficial y con una traducción completa al inglés. ¿Qué más se podía pedir? Para mi sorpresa, mucho más.

Sega empezó a darles rienda libre a estudios independientes para que usen su catálogo de viejas licencias que no veían demasiado movimiento hace tiempo, múltiples remakes de juegos de la franquicia fueron apareciendo en lo que restaba de la década, entre ellos Wonder Boy: The Dragon’s Trap

Wonder Boy: Asha in Monster World es el primer remake en esta nueva década, veamos que logró el equipo de desarrolladores de Artdink bajo la supervisión de Ryuichi Nishizawa, el creado de la franquicia «Wonder Boy».

Este plataformero de acción en perspectiva 2.5D cuenta la historia de Asha, una joven de cabello verde que empieza a escuchar el llamado de ayuda de los espíritus, lo cual la impulsará a embarcarse en una aventura para convertirse en la heroína de su reino y liberarlos en el proceso. Para ello deberá derrotar a los 4 magos, sus secuaces y la mente maestra que esta detrás de todo esto. Asha contará con la ayuda de varios personajes, como vendedores y la princesa Purapril XIII, pero un Pepelogoo de color azul es quien será un compañero inseparable de nuestra protagonista en sus aventuras.


JUGABILIDAD

Wonder Boy: Asha in Monster World al ser un plataformero retro de acción con ligeros elementos RPG cuenta con una serie de mecánicas que nos permitirá mejorar a nuestra heroína a lo largo del juego, por lo que estaría bueno ordenar de un poco la sección primero hablando de Asha y sus habilidades, para luego explicar la estructura de la aventura y sus niveles.

Una aclaración importante antes de seguir, la reseña es sobre la versión de PC del título, la cual no tiene soporte para mouse y teclado, por lo que es obligatorio usar un control para experimentar este juego, en mi caso utilicé un joystick DualSense de Playstation 5.

La protagonista se mueve utilizando el d-pad o el analógico izquierdo, recomiendo utilizar la cruzeta por la simple razón de que para correr es necesario apretar 2 veces la misma dirección.

Asha cuenta con la habilidad de bloquear con un escudo, el cual desplegará si apretamos L1 o la flecha de abajo. Pero como dicen, no hay mejor defensa que el ataque, para ello nuestra heroína atacará usando su espada con cuadrado. Como buena guerrera que se mueve sobre un plano 2D puede atacar a la izquierda y a la derecha, pero al saltar también podrá apuntar su hoja hacia arriba y abajo. Cada cierta cantidad de ataques efectivos cargaremos la barra de ataque mágico, el cual nos permitirá hacer un ataque especial que será similar a uno común, pero causará daño adicional. 

A lo largo del juego, Asha podrá cambiar su arma, escudo y pulsera por unos más poderosos, pero estas mejoras no son gratuitas. Para poder comprar mejoras y objetos que nos ayudarán a terminar esta aventura, hará falta oro, el cual se puede conseguir derrotando monstruos o abriendo cofres esparcidos en los niveles. 

Los cofres no solamente nos darán dinero, también podrán contener objetos claves para avanzar, elíxires que nos curarán la vida o «gotas de la vida», las que además suelen estar escondidas en diferentes partes de los niveles y al juntar diez nos darán un corazón extra

Si pudieron apreciar la portada, junto a nuestra heroína se encuentra un «bicho» azul, esta bolita voladora es un Pepelogoo. Este monstruito nos permitirá planear cuando lo tengamos agarrado y ejecutar un salto elevado si nos soltamos de él. Además, nos revivirá si tenemos un elixir en nuestro inventario y lo podremos llamar para que agarre objetos a distancia o active botones que nos estén a nuestro alcance.

Para terminar, quiero explicar como funciona la estructura de los niveles. En sí el juego es bastante lineal, empezamos la aventura con el nivel tutorial hasta llegar a la ciudad de Rapadagna, lo que sería nuestra base de operaciones, aquí encontraremos a varios NPC que nos contarán parte de la historia del mundo y a los vendedores de mercancías útiles.

Desde Rapadagna, podremos acceder a los 4 niveles que tiene el juego antes del área final, los cuales deberemos vencer de manera lineal, del primero al cuarto. Siempre que terminemos un nivel volveremos a la base y podremos comprar mejoras antes de encarar el próximo. 

Cada nivel tendrá su propia estructura individual con diferentes tipos de desafíos, lo que sí se repetirá es la aparición de un mago al final, el cual tendremos que derrotar para liberar al espíritu capturado. Además, cada área contará con múltiples enemigos a vencer, cofres y gotas de la vida. 

Por último, cabe destacar, que a diferencia de su predecesor, Wonder Boy: Asha in Monster World permite guardar partida en todo momento desde el menú de pausa. Algo que realmente se agradece, pero que hace a la dificultad del juego algo prácticamente trivial.             


PRESENTACIÓN

El arte de este juego causo controversia desde la salida de su primer tráiler, los modelos en 3D de los personajes y fondos es un cambio importante con respecto a lo que nos tenía acostumbrado la franquicia de Wonder Boy, incluidas entradas recientes.

En mi opinión, los desarrolladores del título decidieron hacer una traducción bastante literal de los bocetos artísticos que se utilizaron como mapa para crear el «Pixel Art» del juego original de la Sega Mega Drive. Por lo tanto, el producto final es un poco simple y hasta un poco crudo con respecto otros títulos con un marcado estilo artístico.

Como ya mencioné anteriormente, la versión jugada en esta reseña es la de PC. Esto es importante porque Wonder Boy: Asha in Monster World también salió para Playstation 4 y Nintendo Switch.

La verdad es que considero insuficiente la cantidad de trabajo a la hora de traer el juego de consolas a PC. No cuenta con soporte de teclado y mouse, no tiene demasiadas opciones de configuración gráfica y la elección de idiomas se hace por fuera del juego en el menú de Steam. Si nos centramos en funcionalidad, el título corre perfectamente en PC, más allá de lo poco aprovechado de la plataforma, siempre es mejor tener el juego disponible de forma nativa.

Para finalizar me gustaría hablar de la música, si hay algo que no se puede ignorar es el tema de la pantalla de título, el cual nos acompañará durante todo el juego con múltiples variaciones. Es tan pegadizo que lo vengo tarareando hace más de 20 años, para mi alegría este tema y el resto de las canciones fueron re-instrumentalizadas para un paladar más moderno, pero si estas nuevas versiones no te gustan siempre podrás cambiar la música por el BGM retro.


CONCLUSIÓN

Como fanático de la saga no estoy decepcionado con el juego que recibí, de hecho me encanta que exista una manera de jugar este clásico en hardware actual y pantallas HD. Pero eso no quita que Wonder Boy: Asha in Monster World tenía mucho más potencial si se hubiese querido, al final es una conversión casi 1 a 1 del título original en el que está basado.

La verdad es que no sé cuanta nueva audiencia nueva puede a llegar a traer con este diseño de niveles y jugabilidad que puede llegar a ser anticuada para algunos. Digamos, le agregaron un modo «fácil» al juego para hacerlo más accesible, pero todavía se sigue corriendo apretando dos veces una flecha direccional. Ahora sobran los botones de los joysticks como para no tener un botón dedicado a esta acción.

El «port» de PC peca de vagancia al extremo al no incluir soporte de mouse y teclado, haciendo obligatorio el uso de un Joystick para disfrutar de esta experiencia. No obstante, la música y su re-instrumentalización es de las cosas más icónicas de toda la franquicia, si existe algo que nunca voy a olvidar de este título va a ser esto.

Parecería que fui extremadamente cruel con este remake, es un poco culpa de lo fuerte que son las marcas de haber crecido jugando múltiples veces el original. En el fondo creo que lo que salva a este título de ser malo es mantener el diseño y la jugabilidad que en mi opinión siguen siendo realmente sólidos.