Desarrollado por el estudio independiente, DevilishGames, de España y publicado por Badland Publishing, Onirike es una aventura narrativa de plataformas en 3D con rompecabezas, exploración y elementos de sigilo, que ya está disponible para PC, PlayStation 4|5, Xbox One, Xbox Series X|S y Nintendo Switch.


INTRODUCCIÓN

Onirike comienza planteándonos una pregunta: ¿Qué sucede con los sueños que nunca se hacen realidad?.

Esto servirá como disparador para contarnos la historia de Prieto, un sueño que se despertó en el circo como todas las mañanas sin recuerdos de la noche anterior. Acostumbrado a pasar su tiempo juntando flores de gypsophila y sentirse diferente al resto de los habitantes del Orbe, por primera vez notó que el Payaso intentaba decirle algo, pero su marioneta no dejaba que se pudiese expresar libremente.

Motivado por hacer algo distinto, nuestro protagonista busca un par de tijeras en las cercanías, las cuales encuentra entre las pertenencias de Grand Mac, quien se las daría a cambio de una pelota. Una vez en posesión del objeto cortante, Prieto corto los hilos que conectaban al payaso con el muñeco. La marioneta enojada con su nueva libertad decide escapar de los muros del circo y adentrarse al misterioso mundo del Orbe, donde los sueños sin cumplir habitan.

El payaso una vez liberado, pudo decirle a Prieto lo que tan desesperadamente quería contarle, la existencia del pozo de las realidades. Tiempo atrás, el payaso vivía como todo sueño, el cual aún tenía esperanza de volverse realidad, alimentándose de la ilusión que proveían las flores de gypsophila y buscando la salida del Orbe. Un día descubrió que más allá de las puertas del circo al interior del gran volcán se encontraba el pozo de las realidades, el lugar donde los sueños se hacen realidad, pero la única manera de acceder era con una llave. Abrumado por la gran tarea, el payaso decidió rendirse y volver a su aburrida vida en el circo. Ya era tarde para él, pero sintió que Prieto podría recuperar la llave y hacerse realidad. 

Así comienza la aventura de nuestro protagonista, el cual debe explorar todo el Orbe en busca de los fragmentos de la llave, ayudando a sus habitantes y escapando de las garras de los peligrosos devoradores de sueños.


JUGABILIDAD

Estructuralmente, Onirike, es un juego de plataformas 3D en el que tendremos que explorar el Orbe en busca de los siete fragmentos de la llave que nos permitirá abrir el pozo de las realidades. Conseguirlos no será fácil, Prieto deberá explorar el mundo en su búsqueda, algunos de ellos están en posesión de habitantes del orbe, mientras otros se encontrarán escondidos tras diferentes tipos de puzle. 

La exploración presenta dos problemas, Prieto debe consumir regularmente ilusión para no desvanecerse y segundo, si al anochecer no llega a una piedra del recuerdo se olvidará de que hizo en el día y perderá su progreso. Para contrarrestar una de estas debilidades, nuestro protagonista tiene la capacidad de plantar esporas de gypsophila que se convertirán en flores que cargarán la barra de ilusión. Podremos conseguir dichas esporas de dos maneras, juntando cien fragmentos de los muchos que se encuentran esparcidos por el mundo o del aire cuando somos transportados al campo de gypsophilas durante la noche al descansar en una piedra del recuerdo. Además, estas piedras guardarán la partida automáticamente por si queremos continuarla más tarde.

Al encontrar la localización de una pieza, deberemos completar una misión de algún tipo para conseguirla. Estas pueden variar entre simples puzle a no muy complicados desafíos de plataformas. En su mayoría estas tareas se podrán realizar en cualquier orden, por lo que permite explorar el mundo del juego al ritmo y dirección que nos parezca más conveniente. Para no perdernos, contaremos con un mapa en la sección inferior izquierda de la pantalla y una lista de todas las misiones activas en el menú de pausa.

Para terminar, quienes se interpondrán en nuestro camino hacia la libertad son los devoradores de sueños, criaturas negras y verdes que ostentan diferentes formas, desde figuras humanoides a temibles arañas. Para evadirlos, Prieto cuenta con un par de habilidades, la primera es su capacidad de canalizar su ilusión para esprintar por un breve periodo de tiempo y la segunda es que al acabarse su medidor de ilusión se volverá invisible hasta que lo vuelva a llenar consumiendo flores de gypsophila, pero ojo, si no lo llenamos rápidamente desapareceremos por completo y volveremos a la última piedra del recuerdo que hayamos visitado.


PRESENTACIÓN

Para empezar, voy a aclarar que la versión jugada a la hora de hacer la reseña fue la de PC, importante ya que el juego fue desarrollado para múltiples plataformas y puede que no funcione igual de bien, ni tenga las mismas capacidades de personalización en consolas.

Durante mi partida decidí alternar la manera en la que controlaba al personaje principal, empezando con el clásico teclado y ratón, para pasar luego a jugar con mi joystick DualSense de PlayStation. Amabas alternativas fueron igual de cómodas y permitieron ejecutar los saltos de precisión necesarios para avanzar en el juego de manera satisfactoria.

En mi opinión, Onirike presenta un colorido apartado gráfico con diseños interesantes que vende la idea de un reino de fantasía donde viven los sueños que no se cumplen. Simple, pero con personalidad, permite escalar su fidelidad gráfica en las opciones, para que computadoras de diferentes capacidades puedan disfrutar esta única aventura.

Con respecto al apartado sonoro, el juego cuenta con música muy entretenida y está completamente narrado por una persona en español (España), esta cualidad, es donde se puede apreciar con mayor claridad una de las facetas más importantes de la experiencia. «A que tipo de jugadores apunta», en mi opinión este título está pensado para niños pequeños, todo está explicado de una manera simple y fácil de entender por parte del narrador, como si fuese un cuento infantil. Debido a lo explicado y acompañado de su escasa dificultad, hace el juego difícil de recomendar a una audiencia madura.


CONCLUSIÓN

Si describiese en pocas palabras que tipo de experiencia es Onirike, me decantaría por comentar que es un juego pensado para los más pequeños o aquellas personas que nunca jugaron un plataformero 3D en su vida. DevilishGames realizó un excelente trabajo con sus tutoriales, explicando como mover a Prieto y avanzar con su historia.

Hablando de su trama, creo que está bien llevada gracias al excelente trabajo realizado por los guionistas y la actriz de voz que da vida al narrador. Realmente es una de las cosas que me impulsaron a ver el final de esta aventura.

Estéticamente, el título es impecable, los escenarios y diseños de personaje retratan perfectamente un mundo completamente onírico, en total sintonía con el nombre de esta producción artística.

Simpleza y poca dificultad en un juego es justificable dependiendo cuál sea el objetivo que intenta concretar. En este caso siento que está justificado, pero eso no quita que no todos disfrutarán de Onirike.