Nos encontramos a merced de un nuevo título de Devolver Digital llamado «Carrion» desarrollado por Phobia Game Studios.

Carrion es un juego de terror, con temática puzzle y estrategia, un género un poco extraño junto a unos hermosos y detallados gráficos en 2D. El juego se basa en el desarrollo de un extraño «organismo» (nosotros) y el objetivo básico del mismo es «comer gente» y mutar.

Claro está, lo difícil del juego está en los diferentes «puzzles» que habrá que ir desbloqueando a medida que avanzamos. Cada puzzle tiene sus propias reglas, y a medida que pasamos más y más niveles se va poniendo más complicado ya que se empiezan a mezclar y a involucrar las mutaciones de nuestro querido y sangriento personaje, algo de lo que hablaremos más adelante.

Desde que arrancamos a jugar el objetivo es comer gente, de esta manera vamos «creciendo» y preparándonos para mutar más adelante. Hay diferentes lugares en los que podemos descansar, una especie de checkpoint, o puntos de guardado que a la vez son necesarios para avanzar de zona y que lo suelen modificar «infectando» el bioma en el que nos encontremos.

Lo más importante o divertido del juego es manejar a nuestro monstruo, es muy fácil y sencillo, el movimiento se maneja con el mouse apuntando y adhiriéndonos a las paredes, techos, pisos, etc. cual spiderman, muy pero muy fluido y sobre todo perfectamente diseñado. Es increíble la cantidad de cosas que podemos hacer para vencer a los enemigos, lugares por donde pasar, infiltrarnos, lanzar objetos, etc. muy bien pensado, no es un tiro al aire ya que da esa sensación de ser por pocas veces el «alienígena» que hace que todo se vaya al «demonio» me parece bárbaro.

El diseño y los gráficos están adaptados a ese tipo de juego en 2D pixelart estilo indie de los cuales estoy enamorado, sin embargo, son magníficos, están muy pulido los biomas, completos, con objetos, cajas, bombillas de luz que se pueden destrozar, y adecuados a cada mapa en el que nos encontremos. El juego esta muy bien trabajado por momentos nos sumerge totalmente adentro de él mientras intentamos comer tanta gente como veamos.

La historia está algo escondida, parece que no hay, sin embargo tenemos unos «flashbacks» hacia unos científicos que están investigando ciertas anomalías, todo antes de ser encerrados en un primer tubo del cual comenzamos a jugar. Creo sin dudas que como mencionaba antes, la libertad de movernos por todo el mapa como queramos e intentar vencer a los enemigos desde diferentes lugares es maravilloso, la verdad que estoy feliz de haber conocido este juego.

Pasemos a hablar de lo más importante del juego: sus mecánicas. El título hará que busquemos fuentes de comida (humanos), crezcamos con el personaje y que hallemos otros tubos radioactivos para mutar. Las mutaciones son varias, pero no las mantenemos siempre, no es tan fácil, dependiendo del tamaño de nuestro querido monstruo estarán disponibles algunas u otras. Un ejemplo de esto es que una de las primeras mutaciones que logramos desbloquear es una extensión de nuestro cuerpo estilo «tela de araña» con la que podremos activar ciertas palancas que son inaccesibles al inicio.

Las mutaciones también incluyen algunas habilidades interesantes como hacerse invisible, atacar con carga, convertirse en gusanos, etc. cada una de ellas pensadas para que podamos ir pasando de nivel en nivel utilizando nuestra cabeza y venciendo a los enemigos con estrategia. Pasando hacia este tema, los puzzles están interesantes, algunos son fáciles, otros nos harán pensar bastante, la verdad que le da un toque increíble al juego y le da esa diversión para quienes amamos completar rompecabezas.

Los enemigos están bien logrados, son fáciles en general, salvo situaciones puntuales como los que usan lanzallamas o algunos robots mecas, el resto son sencillos, lo cual esta bien porque el objetivo del juego no es combatir, sino como dije arriba «comer gente» y mutar. Ciertos enemigos como el del lanzallamas, nos hace pensar rápido, sino encontramos agua enseguida estaremos muertos, por eso cada uno de estos elementos que venimos contando hacen del juego un rompecabezas magnífico.

Dentro de las mecánicas que hablábamos tenemos la posibilidad de dejar «huevos» en ciertas zonas con agua, esto nos permite abandonar algunas mutaciones y utilizar como decía antes dependiendo de nuestra «masa» o «crecimiento» una u otra, ya que no siempre tenemos que ser un bicho enorme que ocupa toda la pantalla. Este tipo de cosas hace que el juego se vuelva interesante y tal cual comente, nos haga pensar en muchas ocasiones.

Conclusión

Carrion es un juego de convertirse en una abominación mutante, comer gente y resolver acertijos.

Los gráficos del juego, la música y el sonido son magníficos, claro está que perfila un diseño en 2D muy llamativo, con identidad y con niveles perfectamente detallados.

La jugabilidad es la joya del título, moverse libremente por el escenario me parece de lo mejor que puede tener y realmente lo hacen de lo mejor que he jugado en este último tiempo. Es un juego totalmente adictivo, que recomiendo personalmente y el cual encontrarán muy atractivo de pasar.